sábado, 25 de junio de 2011

En busca de la magia perdida. ORLANDO MAGIC 2011/2012


Tras la consecución del anillo por parte de Dallas, cada equipo debe echar una mirada atrás y analizar lo ocurrido durante la temporada. En este caso, tanto Otis Smith como Stan Van Gundy deben reflexionar sobre lo acontecido. Orlando ofreció una imagen de equipo estancado, logrando un récord de 52-30 que sabe a poco, con un juego lineal e insustancial, basado en la calidad individual del MVP moral de la competición, Dwight Howard, y en una gran selección de tiradores. La vergüenza nos golpeó a todos los fans de Orlando al ser eliminados en 1º ronda de Playoffs por los Atlanta Hawks, no tanto por la eliminación, como por la sensación de impotencia que nos dejó la serie.

Intentando dilucidar cómo se llegó a esta situación, es inevitable mirar a diciembre. Tras un mes y medio de competición de sensaciones regulares, Otis Smith, genio y figura, decide dar la vuelta a un equipo compensado, sólido defensivamente, y con aspiraciones de anillo. Rashard Lewis, que venía firmando una temporada muy por debajo de su nómina, es enviado junto con su ficha de 45 millones en 2 años a Washington, a cambio del singular Agent Zero, Gilbert Arenas, con 60 millones en 3 años por cobrar. Otis, en pleno éxtasis, decide enviar a dos de los jugadores más defensivos del equipo, el alero Mickael Pietrus, y el pívot polaco, Marcin Gortat, y a un decadente Carter, más la 1ª ronda de Orlando de 2011 a Phoenix. A cambio, llegaban un Turkoglu con ganas de rememorar tiempo pasados, el escolta Jason Richardson, y el joven combo forward Earl Clark. Pero ni Richardson ni Turkoglu dieron el rendimiento esperado, al igual que el amigo Gilbert. El equipo se agarró a un increíble Howard, a un intermitente Nelson, y a las puntuales apariciones de J-Rich, Ryan Anderson o Brandon Bass. Lo único positivo de la temporada, el nivel ofrecido por Howard, que lo eleva a la altura de los mejores de la liga, y tal vez el salto de calidad tanto de Ryan Anderson como de Brandon Bass, que aplicándose más en defensa puede ser ese compañero que necesita Howard en la pintura. Paso a repasar las piezas con las que cuenta Stan Van Gundy, AKA Ron Jeremy.

Dwight Howard: El mejor Center del mundo a día de hoy. Capaz de marcar diferencias en defensa, y cada vez más en ataque. Ha firmado la mejor temporada de su carrera, terminando como segundo en la carrera por el MVP, exhibiendo una gran mejora en la ofensiva. Ha sido capaz de llevar un equipo mediocre a 52 victorias. La pésima imagen de sus compañeros en PO le ha hecho replantearse su futuro, y ahora más que nunca en Orlando temen que su jugador franquicia decida irse en busca de la gloria como free agent en el verano que viene, tras 7 temporadas en el equipo. Tiene margen de mejora, trabajando ofensivamente puede marcar más diferencias aún, pero necesita compañeros que le apoyen.

Jameer Nelson: Temporada regular. Nos sorprende intercalando partidos de mucho nivel, anotando con facilidad 20 puntos, con otros con pésimos porcentajes, abusando de los tiros forzados. Debe leer un poquito mejor los partidos, debe asumir su rol de base anotador, y poner más intensidad en defensa. No está hecho para dirigir, y el juego de Orlando no necesita de un asistente, así que debe entender su papel. Dar un salto en la anotación es posible, sus 13 puntos por partido saben a poco. Debería quedarse, pero tiene puesto el cartel de “se vende”, y no es imprescindible.

Brandon Bass: Una de las buenas noticias del año. Una lesión cortó su progresión en enero, pero ha demostrado calidad en ataque, buenos fundamentos técnicos, y tiene un contrato muy correcto. Debe dar más en defensa, y aportar en el rebote, fijarse en un jugador del perfil de Carlos Boozer. Puede ser un gran compañero en la pintura para Howard. Como mínimo, una temporada más en Orlando que debe aprovechar para asentarse en ese segundo escalón de ala-pívots. Buen futuro por delante, tampoco es imprescindible (nadie lo es, excepto Howard) y podría entrar en un traspaso.

Ryan Anderson: Otra de las buenas noticias. Cobrando menos de 2 millones, ha sido el 4 suplente del equipo, aportando casi lo mismo que Lewis. Perfecto para el juego de Orlando, con una mano brutal, se ha destapado como un buen reboteador. Jugador completo, le queda un año de contrato asegurado que debe cumplir en Orlando. 10 puntos, 5.5 rebotes en 22 minutos son cifras más que aceptables. Debe aplicarse en defensa, pero es una buena pieza, ya que tiene 23 años. Cuando acabe contrato, si sigue como hasta ahora, debería recibir un multianual a razón de unos 6 millones por temporada.

Hedo Turkoglu: He de confesarlo. Siento devoción por este jugador. Fue el verdadero culpable de las finales del 2009. Pero no es el mismo Turkoglu. Lo ha intentado, y su actitud se me antoja correctísima, pero no ha sido su temporada. Será difícil incluirle en un trade dado su contrato, y de quedarse, debe aportar 25 minutos de dirección de juego inteligente y tiro exterior consolidado. No se espera su mejor versión, pero ha de ser un buen 6º hombre, siempre que se encuentre un 3 titular, por MLE.

JJ Redick: Sigue sin explotar. Con la marcha de J-Rich, debe dar un paso al frente, hacerse con el puesto de escoltar titular, y convertirse en ese anotador exterior regular que parece puede ser. Tiene cualidades atléticas para jugar rápido, debe aportar velocidad al juego de Orlando. Jugador interesante, con un contrato puede que algo inflado, pero correcto. Es su momento.

Quentin Richardson: Dos años más de contrato mínimo. Puede ser incluido para compensar en algún trade. Esta temporada ha tenido poca presencia, pero aún tiene gas para aportar su buen tiro exterior y atleticismo. Si quisiera, podría aplicarse en la defensa exterior. Buena jugador de rotación, debe dar algo más con respecto a esta temporada.

Chris Duhon: Una temporada pésima. Antes de la llegada de Arenas, partía como segundo base, junto con Jason Williams. No ha aportado nada como base suplente, salvo malas decisiones y fallos en el tiro. Incomprensiblemente, ha jugado 15 minutos por partido. Si Nelson se queda o algún base llega por él, sumado a Arenas, no debería jugar en toda la temporada. Paquetón.

Earl Clark: 3-4 espigado, con buenas condiciones atléticas. No ha firmado una buena temporada, pero ha demostrado poner ganas e intensidad. Con algo de defensa, y si aprende a mejorar sus opciones en ataque, puede ser interesante, jugando como 3 alto, o como 4 abierto. Orlando tiene Team Option por 2 millones, que supongo ejercerán. De no firmar una buena temporada, saldría la siguiente temporada, ya que Orlando tiene de nuevo team option. Al ser joven y con posibilidades, puede salir en algún trade.

Daniel Orton: Inédito. Center joven y parece que con futuro. Tras estar lesionado toda la temporada, se ofrece ante él la posibilidad de ser el 5 suplente de Howard. Debe cumplir con su papel, e ir entrando en la dinámica de juego. Puede ser interesante.

Gilbert Arenas: He decidido dejarle en último lugar. “Agent Zero” ha cumplido una temporada pésima, pese a un comienzo en Washington a un nivel aceptable. Llegó a Orlando, y si alguien esperaba que se motivara en un equipo con posibilidades, se equivocaba. Temporada malísima, su actitud, hay que reconocerlo no ha sido mala. Muchas dudad. En Orlando rezan para quitarse de encima su monstruoso contrato como sea, pero toda vez que esto no se logré, ha de centrarse e intentar aportar, puesto que no es viejo. Trabajar en el gimnasio para bajar esa tripa, e ir al loquero puede ayudarle. Si recupera su mano, puede ser un buen jugador que aporte. Pocas esperanza hay. La prioridad, quitárselo de en medio, a él y sus 20 millones por temporada(2 años garantizados+1player option).

Tanto Malik Allen, como Jason Richardson acaban contrato. He decidido no incluirlos puesto que supongo que no serán renovados. Ninguno de los dos, uno con un rol marginal, y el otro aportando poquísimo, han destacado positivamente durante la temporada.

Este es un pequeño análisis de lo que tiene disponible Van Gundy, pero es cierto que los movimientos pueden ser muchos. Uno que ha cobrado mucha fuerza, es el que daría con Nelson y J-Rich en Atlanta a cambio de Hinrich y Josh Smith, pudiendo de esta manera Atlanta renovar a Jamal Crawford, aprovechándose de los millones liberados por Richardson. No hay que olvidar que a partir del 1 de Julio podría decretarse el cierre patronal, haciendo inútiles todas nuestras cábalas sobre posibles traspasos.

Las posibilidades de este equipo pasan por rodear a Howard de a mejor plantilla que puedan de cara al año que viene, intentando por todos los medios que no se marche. Sobre todo, de hacerse con algún jugador que mejore las prestaciones defensivas exteriores del equipo. De todas formas, no hay proyecto de futuro, y si se marcha Howard la cosa pinta fea, puesto que no hay jóvenes sobre los que reconstruir. Qué os parece, cuál es el futuro de Orlando de cara a la próxima temporada??

video

6 comentarios:

  1. Bueno, mi primera entrada. Espero que os guste, y que me deis opiniones!

    ResponderEliminar
  2. Good job man! lastima que el panorama para tu equipo este tan mal... como Dwight diga adiós os vais a ver como los Pistons.

    ResponderEliminar
  3. está feo, no nos engañemos. Rezar para que se consiga algún trade que mejore la plantilla, y con una buena actuación Howard decida quedarse...pero ni así, hay mucha esperanza

    ResponderEliminar
  4. Muy bueno compañero, me gusta el artículo, el futuro de ORlando no xD.
    Lo mejor que podrían hacer es quedar últimos para pescar en el draft del año que viene xD

    ResponderEliminar
  5. ¡¡Bienvenido al club Goesar xDD!! Dificil situación la de Orlando que se encuentra en tierra de nadie y lo que es peor, atenazado por los contratos. Comprometida situación para retener a una estrella del calibre de Howard, hay que mentalizarse a una construcción. Creo que lo mejor es traspasar a Howard aunque duela, porque así os podreis desprender de Arenas también y poder empezar de nuevo, con nuevas ilusiones

    ResponderEliminar
  6. Buen artículo amigo, esperemos que está vez Orlando nos sorprenda para bien. Aunque la cosa está peor que las rodillas de Greg Oden.

    ResponderEliminar