martes, 13 de marzo de 2012

Here comes the Train!!


El otro día repasando un antiguo proyecto de este blog, el NBA TRIBUTE que planteamos hace algún tiempo me llamo la atencion la pocas veces que aparecía el nombre de un jugador al que personalmente tengo mucho mucho cariño, Artis Gilmore. Al que por fin este verano pasado pudimos ver ingresar en el Hall Of Fame poniendo fin a una de las mayores ausencias de esa institución.Vaya desde aquí un tardío y sentido homenaje a The A-Train.
Hablar de Gilmore es, obviamente hablar de la ABA, del pelo afro y de un estilo de basket único. Si. Pero también es hablar de un titan, de un jugador con un físico apabullante capaz de alcanzar cotas y marcas impresionantes.

Partiendo desde el principio hay que remontarse a 1949 cuando en una pequeña localidad de Florida con el chistoso nombre de Chipley nace un muchacho que crecerá y crecerá hasta desarrollar una humanidad de 2'18 y 110kg, llegando a los 2'30 gracias a su pelazo. Obviamente el baloncesto es lo suyo y aunque en un principio los programas universitarios no se fijan en el, teniendo que pasar un par de años en el Gardner-Webb Junior College. No tardara en ser reclamado por una universidad de Primera Division, Jacksonville. En los Dolphins de su estado natal hará valer sus enormes cualidades para marcar un récord: mayor promedio de rebotes en la historia de la NCAA, promediando en sus dos temporada 22'7. Esa cifra unida a sus mas de 20 puntos le llevara a entrar en el Segundo Quinteto All-American en su primer año y en el Primero al siguiente. A lo que hay que sumar una presencia en la Final Four (única en la Historia del programa de los Dophins) donde poco pudo hacer frente a los chicos de Wooden.


Un tipo de casi 2'20 capaz de correr la cancha como un alero cayendo hasta la 7º Ronda del draft NBA, mas concretamente hasta el numero 117?? pues si, porque el señor Gilmore tenia claro desde el primer momento que el lugar idóneo para aparcar su esponjosa cabellera era la Liga Rebelde. Curiosamente también en el draft de la ABA salio mas abajo de lo que presuponemos (hijos de nuestro tiempo, donde cualquier cosa que pase de 2'10 es drafteada rápidamente), llegando hasta el nº8 donde lo elegirán los Kentucky Colonels, los que se comenta son los únicos dispuestos a pagar lo que el jugador demanda por jugar con el balón Tricolor.

Ya enfundado en la maravillosa camiseta de los Colonels su impacto en ese mundo aparte que era la ABA fue inmediato: 23'8 puntos (con su acierto habitual, rozando el 60%) 17'8rebotes 2'7asistencias y 5tapones, unas minucias que le llevaran a ser elegido tanto mejor Rookie del Año como MVP en la temporada 71-72. Pasaran todavía tres años hasta que pueda saborear las mieles del éxito por primera y, sorprendentemente, ultima vez en su carrera. Será en 1975 cuando los Colonels se hagan con el titulo en unas finales donde Gilmore arrasará sin paliativos de ningún tipo, a los Indiana Pacers encadenando dos partidos enormes de 41p-28reb y 28p-31reb para cerrar la serie con un 4-1 y llevarse de paso el MVP de la Finales. Al año siguiente el sueño de la ABA se marchitaría y The A-Train al igual que todas las demás enormes estrellas de esa liga se mudarían a la NBA. Repasando los cinco años de carrera de Gilmore en la ABA su bagaje es imponente:  los cinco años fue AllStar y estuvo en el All-ABA First Team, cuatro veces en el All-ABA Defensive team; reconocimientos a los que hay que añadir su MVP de Regular Season y su MVP de las Finales. Unos registros impresionantes para un solo lustro que le llevarían a ser seleccionado como Numero uno en otro hecho que merece un articulo aparte: el Dispersión Draft de 1976.


Su destino eran los Bulls, que ya habían apostado por el en el Draft y que de nuevo se fijaban en el gigante de las patillas como referencia interior para un proyecto que la temporada anterior había naufragado (24-58) después de alcanzar las Finales de Conferencia poco antes y había costado el puesto a Dick Motta. En la temporada 76-77 con un nuevo coach,  Ed Badger, y una nueva estrella, Gilmore, las cosas iban a mejorar bastante. El juego físico y resolutivo de Artis causara menos estragos en la NBA, pero no obstante y pese a lo tosco de sus recursos técnicos su enorme humanidad hará de el un jugador dominante, suficiente para irse a los 19p 13'4r 2'5tap y liderar a los Bulls de vuelta a Play Off.
Tras cinco temporadas a muy buen nivel en Chicago, proyecto que no termina de arrancar, donde es AllStar cuatro veces de forma consecutiva en 1982 es traspasado a los San Antonio Spurs a cambio de Dave Corzine y Mark Olberding.
Alli y pese a estar bien entrado en la treintena volverá a ser AllStar y sera capaz con 34 años de ayudar a otro enorme y ex-ABA como George Gervin a llegar a la Final de Conferencia donde caen a manos de los Lakers del Showtime.
 Otros cinco años a buen nivel en SAS y tras una serie de traspasos y operaciones con las que no esta muy a gusto con 38 años recala en Boston para dar descanso a The Chief y poder arañar un anillo, algo que impedirán los Bad Boys.


Al final de la temporada 87-88, a punto de cumplir 39 se retira oficialmente de la NBA y se decide a jugar un año mas en el Basket FIBA donde pese a su avanzada edad es capaz de promediar 12'3p y 11rebotes en las filas del Arimo Bologna lo que le valdrá para ser elegido European AllStar


Recapitulando sobre su carrera y pese a no poder alcanzar ni tan siquiera unas Finales NBA se puede hablar de un jugador enorme e infravalorado. Unificando los registros estadísticos de NBA y ABA encontraríamos a Gilmore como 20º Máximo Anotador histórico con 24941 puntos, 5º Máximo Reboteador con 16330 y 4º Taponador con 3178. A todo esto hay que añadir un par de marcas relativas a su acierto de cara a canasta, el 67% de acierto que firmo en la temporada 80-81 es el Tercer Mejor porcentaje en una temporada de todos los tiempos.... ademas la media de su carrera NBA: 59'9% es la mejor de siempre en la NBA; eso habla claro de su contundencia.
Un jugador fundamental en cada equipo que estuvo. Según la estadística del "Win Shares" su impacto en el juego no diferiría mucho del de Kareem pese a su mucho mas limitado juego ofensivo. Eso es algo que se comenta con profundidad en este análisis sobre los años de carrera de ambos entre los 30 y los 37.
Finalmente el año pasado fue incluido en el Hall Of Fame, eso si como jugador de la ABA, pesando mas sus únicas 5 campañas con el balón Tricolor que 909 partidos NBA. Un grande del que ademas de recordar por tener uno de los Afros mas espectaculares de siempre hay que recordar como el enorme jugador que fue y como uno de los mejores defensores interiores de siempre.

video

8 comentarios:

  1. La ABA robo mucha gloria a las estrellas que por ella pulularon. CIertamente y despues de ver un articulo sobre su carrera a lo mejor deberia haberlo incluido en el top 10 centers

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entre que la ABA no se valora, que no consiguió ningún éxito colectivo en NBA y que vivió a la sombra de otros grandes centers, Gilmore suele ser un gran olvidado.... le pones en la NBA actual y prepara una sangría brutal.

      Eliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. Lo recuerdo mas por el apodo de "El Martillo", un jugador poderosisimo en los 80, pero que no arrasaba ante la gran cantidad y calidad de los pivots de entonces.
    En esa epoca Howard lo más cerca que está del AllStars es si se celebra en su ciudad.

    Cambiando de tema, las reglas de contratación de la ABA; ¿Existian? Por lo que voy leyendo los jugadores exigian un dinero, si o se iban a la NBA, Europa.. un caos vamos

    ResponderEliminar
  4. Que pelazo!!! La verdad que se agradece que dediquéis tiempo a jugadores como este y a la ABA, que para los que hemos seguido el baloncesto de más tarde es una gran desconocida. Por cierto que otras estrellas ABA merecen un articulo?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Maurice Lucas, David Thompson, George McGinnis y sobre todo Darnell Hillman... que como jugador no cuenta pero le dieron el premio "ABA Biggest Afro" y era de los Pacers XD

      Eliminar